martes, 15 de septiembre de 2009

EL SECTOR TURISTICO EN RIESGO


Por Rosa Elena Alvarado
La propuesta del Presidente Felipe Calderón de fusionar la Secretaría de Turismo a la Secretaría de Economía, causa desconcierto y preocupación en virtud de que después de la industria del petróleo, la actividad económica que más divisas genera al país es el turismo.


Esta decisión implica no solamente la pérdida de miles de empleos y el quebrantamiento de muchas pequeñas empresas con vocación turística, sino un retroceso para el crecimiento de esta fuente generadora de inversión y desarrollo.
En los últimos dos años este sector se ha visto seriamente afectado por la sensible baja en la captación de turismo extranjero (especialmente de Estados Unidos y Canadá) por distintos factores; los más importantes son la grave crisis económica que viven esos países, el impacto que esa crisis ha tenido en México, sumado a ésto los pésimos resultados que el actual modelo económico ha generado, a la escalada de violencia desatada en nuestro país y en los últimos meses, por las medidas desbordadas que el Gobierno tomó al detectarse el virus de la influenza humana. Todo esto acompañado del gris desempeño de la Secretaría de Turismo la cual ha recibido muchas críticas por los nulos resultados de su gestión. El resultado ha sido verdaderamente desastrozo por la ausencia de turismo ya no sólo extranjero, sino el nacional también.

En estas circunstancias es lamentable que además el Ejecutivo este proponiendo la desaparición, prácticamente, de la Secretaría de Turismo. Si la Cámara y el Congreso no asumen la responsabilidad de las graves consecuencias de esta decisión y si aprueban esta medida, será la peor época de esta industria en décadas.

Sin embargo ésta no será la única consecuencia, ya que posiblemente se esté también contribuyendo en la gestación de un detonador de una crisis social que nadie desea, pero que es posible predecir cuándo se siente en el ambiente preocupación ante el desempleo, angustia en un ambiente de inseguridad, frustración ante la falta de respuesta y decepción ante un Gobierno que no ha cumplido con sus promesas de campaña, que no ha sabido hacer su tarea y que después de haber recorrido la mitad de su sexenio, aún pretenda seguir experimentando con medidas que defienden un modelo económico que no ha dado buenos resultados y que sólo ha generado un mayor crecimiento de la pobreza en el país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada